15 marzo 2013

Crisis 4.0

En la empresa trabajábamos cuatro: Mateo era el encargado de diseño; yo cortaba y montaba las piezas; Lucas barnizaba, y Juan atendía al público.Un día echaron a Juan, y entre todos buscamos la forma de atender a los clientes. Luego despidieron a Mateo, pero en el taller quedaron sus diseños y los seguimos usando. Cuando prescindieron de Lucas, a mí me tocó diseñar, cortar, montar, barnizar y atender al público. No me quejo, pero lo peor es que encima me siento afortunado.

4 comentarios:

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Muy bueno, sin duda! Refleja la realidad egoísta que despierta el instinto de supervivencia.

Un saludo,

Miguelángel Flores dijo...

Es lo que está ocurriendo ahora en todos los ámbitos. Qué triste es haber llegado a esto. Y lo que falta, me temo.

Abrazos.

Anónimo dijo...

Existen los derechos de huelga y manifestación. Deberías quejarte. Todos sabemos lo que ocurre en la empresa en la que trabajas.

sandrita dijo...

Un hiperbreve muy actual, porque como apuna miguelángel es lo que está sucediendo en todas las empresas.