05 junio 2009

Evolución

El mono saltó el foso que lo separaba de la libertad y se dio felizmente a la fuga. Tras deambular durante horas por las calles desiertas de la ciudad, al alba fue a dar con el ayuntamiento. Entró por una ventana y recorrió nervioso varios pasillos oscuros hasta que empujó la pesada puerta de la Alcaldía. Le gustó el gran despacho y se echó a dormir en el mullido sillón. Nadie se dio cuenta del cambio.

18 comentarios:

Romina E. dijo...

lo llamaria "triste realidad", saludos!

Sil dijo...

Tengo un día optimista, quizá el manejo de la Alcadía mejore a partir de la llegada del simio...
BESOS hiperbreves !!

Anuskirrum dijo...

Pues la verdad que hace tiempo observo que hay sucesos, hechos, en que fácilmente por un mono hubieran sido mejor realizados.
Algunos hombres no realizan tareas mucho más superiores, por eso no se darían cuenta.

Saludos Raúl.

Stultifer dijo...

Los funcionarios que trabajan a su mando seguro que lo notaron. Ese día no tuvieron a un cerdo como jefe.

no comments dijo...

En el País de los Simios y en sus Ayuntamientos todos los jefes son hombres, apoltronados en sus sillones, con ideas estúpidas que llevar a cabo, mientras la plebe lucha por conseguir un plátano que llevarse a la boca.

Anónimo dijo...

Buuuuuuuuu!!!
Muy flojito...
Este relato es flojito en comparación con muchos otros...

saludos,

Lourdes

Nacho dijo...

Este relato no tiene ningún respeto hacia los monos. Saludos!

Víctor dijo...

Me acercaré al zoo para ver el nuevo inquilino, con traje y corbata, entre los monos. Quizás le tire unos cacahuetes.

Saludos lelos!

Alejandro Ramírez dijo...

Y el alcande cuando vio al mono se fue a ocupar su lugar en el zoológico.

Uno evoluciona, el otro involuciona.

Claudia Sánchez dijo...

Qué pena! creía que al final las cosas mejorarían...
Me gustó!

Saludos!

Martín dijo...

En realidad si notaron el cambio! Ahora la alcaldía funciona mucho mejor!!! Saludos

Ysabel dijo...

Trabajo directamente con un Alcalde, ¿que me vas a contar...! que no sepa, primo del Camps, de la Esperanza Aguirre... También te digo, que exite un montón de gente buena, honesta, que hace un trabajo callado por el bien de su pueblo, ciudad...pero en silencio. Lo que es una pena es que por unos cuantos sinvergüenzas, tengan mala fama todos.
No es de tus mejores cortos,pero haces bien en tocar todos los temas.

Isabel de León dijo...

Y descubrimos q el planeta al q volvimos tras nuestro viaje estelar no mereció la pena...jajaja...los simios nos invaden!!!!

Saluditos de la chica.

Jose Delgado dijo...

No se si elegiste el animal adecuado.

Esteban Dublín dijo...

Voy a pensarlo. Y ese hecho, hace que ya me guste.

Hiperbreves S.A. dijo...

Saludos a todos y muchas gracias por los comentarios. Vamos por partes.

Romina E: Yo confío en que no pase de un cuentito irónico y exagerado.

Sil: A pesar de lo anterior, a algunos si les podría mejorar el simio en algunos aspectos, sobre todo en el aprovechamiento de los recursos, el respeto al medio ambiente y la colaboración con los iguales.

Anuskirrum: Hemos evolucionado, algunos más que otros.

Stultifer: A eso lo llamo yo ser políticamente incorrecto. Otra vuelta de tuerca, ingeniosa, eso sí.

No comments: ¿Dónde hay que firmar?

Anónimo: Siento que no te haya gustado, pero a mí no me parece de los peores, sinceramente. Tengo algunos bastante más malos.

Nacho: Me has hecho reír.

Víctor y Alejandro: Gracias por contarme la otra parte de la historia.

Claudia: Dale su tiempo al mono, igual mejora la situación. ¿No ves lo que cuenta Martín?

Ysabel: Por supuesto que nos e trata de generalizar ni de ridiculizar a todos los alcaldes, ni mucho menos, es sólo una fábula exagerada.

Isabel: Quizá nos fuera mejor...

Jose Delgado: Puede que otro animal, como ya comentó Stultifer, represente mejor a según qué elemento político. Un saludito y a cuidarse.

Esteban: Me alegro de que te haya dado para pensar un rato.

Ada dijo...

Tienes un puntito irónico que me encanta.
Saludos

Emilio dijo...

jajaja... muy bueno.