31 julio 2009

Traición

Conocí a Matías cuando tenía por lo menos cinco años. Siempre jugábamos a los exploradores, nos hacíamos detectives, conducíamos naves espaciales y hablábamos mucho por la noche antes de dormir. Matías me ayudaba cuando veía las arañas por el techo y el cuarto se llenaba de bichos. Era mi mejor amigo, pero el día que mi tío me dijo que me iba a contar un secreto importante, Matías se quedó por fuera de la habitación. Cuando salí llorando, había desaparecido para siempre.

37 comentarios:

POST M by SIL dijo...

Ayudame Raúl...
Matías se murió?
Ese fue el abandono que amerita el título?
Un beso lleno de dudas.

murdocke dijo...

acaso Matías era solo parte de su imaginación???

POST M by SIL dijo...

Matías era su amigo imaginario...?

sav dijo...

Claramente era su amigo imaginario :P
muy lindo.
Un saludo

POST M by SIL dijo...

Bueno, SAV, no seas malito, y no me saques la lengua.
Ahora con tu aporte invalorable, me quedó re-claro.
Un beso.

Citopensis dijo...

Muy bueno.

De hecho: buenísimo.

sav dijo...

sólo fue costumbre :P

:) Saludos

ossip dijo...

Enhorabuena por tu blog. Es estupendo y los minirelatos mantienen un nivel encomiable para la frecuencia con que publicas.
Saludos

Gabriel Nicolás dijo...

Que Crudo el relato.
Mal secreto (para esa edad).
!Buen blog!
Saludos :)

siempreconhistorias dijo...

Qué triste Raúl, Qué terrible manía adulta la de imponer nuestra realidad como única verdad.
Qué tierno!
Un saludo.

ecologismoliterario dijo...

Tu microrrelato me ha parecido soberbio, hasta el último instante no me he dado cuenta de que se trataba de un amigo imaginario, plasmas muy bien la inocencia del niño y su firme creeencia.

He llegado aquí desde el blog de Tinta al Sol, y creo que ha sido una buena recomendación.

¡Nos leemos!

http://twitter.com/microversos
http://ecologismoliterario.wordpress.com

Hiperbreves S.A. dijo...

By Sil, Murdocke, definitivamente sí, era su amigo imaginario. respecto al secreto, lo dejo a la imaginación del lector.

Gracias y un saludo para Sav, Citopensis, Ossip, gabriel, Siempre con Historias...

y bienvenido, Ecologismo literario.

soanvicious dijo...

Me has dejado pensando unos instantes...

Pero la sonrisa, siempre la consigues: "Cuando tenía por lo menos cinco años"...

Bueno el blog, bueno el ritmo, buena la intriga, excelente el juego.

HYDRO dijo...

Ese amigo invisible que siempre nos ha ayudado en épocas de solitud.

P.D.El mío me sigue haciendo compañía a veces.Un saludo.

Víctor dijo...

Éste creo que no lo entendí. O lo entendí demasiado. Tengo tantas posibles interpretaciones que no me atrevo a quedarme con ninguna. ¿Acaso pretendías eso?

Saludos lelos!!!

Javier dijo...

Quizás tu amigo "imaginario" te abandonó por sentirse desplazado - o traicionado - en el momento importante de compartir un secreto.

Un saludo

Martín dijo...

Si era un amigo imaginario, porque no lo vuelve a imaginar? La idea esta buena, pero me queda esa duda. Un abrazo

El Cartero dijo...

Mi mente retorcida interpreta que Matías es REAL. Entonces, el que escribe y su tío serían las personas imaginarias, y ESE es el gran secreto que desconocemos.

=)

Saludos Raúl! Excelente relato!

el marido de la portera dijo...

Que pena que siempre aparezca alguien que destroce esas pequeñas vivencias que nos completan la vida.

Me gustó muchísimo este hiperbreve.

Un saludo.

Hiperbreves S.A. dijo...

saludos a todos, la verdad es que no me gusta explicar el sentido de los microrrelatos y mucho menos cuando, como es este caso, puede tener muchas y muy variadas interpretaciones, tal y como han expuesto por aquí los lectores.

Sólo decirles dos cosas: el amigo es un amigo imaginario y el motivo central de esta historia es la pérdida de la inocencia.

Muchas gracias a todos por pasar por aquí a leer un poco. A Soanvicious, al Marido, al cartero, a Martín, a Javier, a Hydro, a Víctor...

POST M by SIL dijo...

No debieras explicarlos...
Menos aún si no te gusta.
Cuánto más misteriosos son, más impacta leerlos.
(confesé)
:))
Un beso.

Anónimo dijo...

Oh, yo interprete algo horrible, el tío abuso de quien relata el cuento y esto llevo a la pérdida de su inocencia, cuando el niño salio llorando Matías ya no estaba porque era parte del mundo infantil al que el pequeño dejo de pertenecer con ese abuso...

Citopensis dijo...

La magia de escribir.

Cada uno tiene su relato con el mismo relato para todos.

Guillermo Iglesias dijo...

Tiene una sola debilidad argumental. Pero es crucial: El amigo imaginario ya está fuera de la habitación, antes de que el tío revele el secreto.
(El tío, sobra).

Isabel de León dijo...

Amigos invisibles...algunos se van y otros se quedan xa acompañarnos...jijiji

Saludos de la chica con miedos nocturnos, jajaja

Hiperbreves S.A. dijo...

Gracias, By Sil... Anónimo, tampoco vas desencaminado... Cierto, Citopensis. Nosotros escrimos y la historia la termina de construir cada lector. Isabel, buenas noches, pero no te olvidess de mirar debajo de la cama antes de acostarte... jejeje.

Guillermo, respecto a la supuesta debilidad argumental. Un amigo imaginario va y viene, acompaña al niños en algunas ocasiones, pero en otras no. Lo verdaderamente importante es que esa amistad imaginaria desaparezca para siempre... como bien señaló el Anónimo.

Bohemia dijo...

Wow...me has puesto la piel de gallina...

genial el microcuento...te felicito sinceramente!!!

Jesus dijo...

Hola, Raúl,
Llevo siguiendo tu blog desde hace algún tiempo y, como todo en esta vida, algunos de tus micros me han gustado y otros me han impresionado menos. Este es, para mi gusto, muy, muy bueno. Quizá el mejor que te haya leído. Para mí, es un patrón de cómo debería ser un hiperbreve.

Esteban Dublín dijo...

Qué cuento magnífico. Un adulto nos quita la inocencia y por ahí derecho se lleva la imaginación.

Claudia Sánchez dijo...

Hola Raúl! Me gustó este micro. Mucho.
Me hizo acordar a cuando yo era niña, ya no tan niña, y una tía me dijo que el ratón de los dientes no existía. Ni que fuera ella quien ponía las monedas!
Y si tengo que buscarle un pero... hilando muy fino, solo evitaría mencionar "la noche antes de dormir". Yo ahí me dí cuenta de que se trataba de un amigo imaginario; y luego el maldito tío le dice secretamente que su amigo Matías no existe. Y los niños suelen tener la costumbre de creerle a los adultos.

Saludos!

Anuskirrum dijo...

Amigo imaginario, quizás preparación para conocer la amistad verdadera. Siempre hay por ahí un tío que te desmorona un sueño. Las ilusiones cambian de método pero permanecen en nuestra memoria dejando un sabor que puede volver a sentirse en momentos de pura nostalgia.
Gracias por esta belleza de texto.

Un saludo

Domina dijo...

Juré que el niño era un fantasma, todo menos su amigo imaginario.

Lindo post (:

Anónimo dijo...

Soy anónima, jeje.
El cuento es triste porque bien puede ser real

*Sechat* dijo...

Un amigo imaginario supongo, de esos de los que todos hemos tenido en nuestra infancia.

Un sitio genial el tuyo. Admiro sinceramente a los que como tú llegáis a decir tanto en un espacio tan ínfimo. ¡Enhorabuena!

Campanula dijo...

Que triste, la vida hubiese sido más facil para matias, si su amigo imaginario nunca se hibiese ido, nunca se iba a sentir solo y a parte todos lo creerian loco.
q buen blog.
un abrazo

Naida dijo...

Pobre, creció.
Saludos.

Abril dijo...

oh :(


creció de una :(