18 junio 2010

Como sea

No sé qué más contarte para convencerte de que la vida es maravillosa. Mira el cielo. Esa nube. Ese pájaro. Escucha el mar. Siente el viento. Acaricia la hierba. Huele la tierra húmeda. Ya sé que es difícil, pero respira un poco más fuerte. Convéncete de que vale la pena. Haz un esfuerzo. Abre los ojos, aprieta los dientes y camina. Olvida todo lo que te paraliza: el frío, el miedo, la desilusión. Tienes mi mano. Tenemos que seguir, como sea, pero levántate de la cama, mamá.

18 comentarios:

SIL dijo...

Con la sangre helada, tecleo este comentario.
He regresado al mes en estado de coma en el que estuvo mi padre antes de morir, oyendo mi voz en tus palabras.
He regresado al consuelo que traté de dar a mi madre, después, oyendo mi voz en tus palabras.
Y he regresado, a cada vez que mis hijos me lanzan esas arengas, para empujarme a caminar con paso firme, escuchando su voz en tus palabras.

Como sea, Raúl...
la única opción es la vida.

Gracias.
Un beso grande.


SIL

Esteban Dublín dijo...

Un final tremendo.

Baizabal dijo...

Siempre es un recurso para calar los nervios la salud de la familia. Pero te confieso que no me gusta mucho ese recurso. Sin embargo el ritmo es muy bueno, la descripción.

Un abrazo

No Comments dijo...

Esa última frase me puso la piel de gallina, te emociona y aún tecleo con dificultad.
Bravo, de nuevo.

Un saludo indio

Anonima Mente dijo...

Inevitablemente me recordaste hace unos años, al pie de la cama de mi madre, hablando sin ser escuchada.
Momentos duros.
Un saludo

Víctor dijo...

Por suerte, no tengo algo en mi pasado que me recuerde este micro, pero aun así, me impactó.

Saludos, Raúl.

Miguel dijo...

Momentos y sensaciones que ninguno desearía vivir.

Saludos

Hiperbreves S.A. dijo...

Gracias Sil, por tus hermosas palabras. Me emociona que el texto haya calado tan hondo.

Gracias, Esteban... quise girar hacia dentro y veo que te gustó.

Baizabal, es normal. La familia es algo tan presente que puede llegar a aburrir. En este caso, la historia me llevó del alpinismo a la intimidad familiar.

No Comments, te digo lo mismo que a Sil: Gracias. Es un privilegio poder transmitir emociones. Un abrazo.

Anónima Mente, quien ha vivido esa situación sufrirá más el texto, pero lo mío es 100% literario... en eso he tenido fortuna momentánea como Víctor.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

muy tierno, a pesar de el argumento.

Me sedujo.

8.5

Luis dijo...

Un final sorprendente para un texto exquisito. Magnifico. Un saludito

MuñEkiTa CaT dijo...

Hola!
Permiteme presentarme soy Catherine, administradora de un directorio de blogs, visité tu blog y está genial,
me encantaría poner un link de tu blog en mis sitios web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a munekitacat@hotmail.com
Exitos con tu blog.
Un beso
Catherine

Gin Hindew 1.1.0 dijo...

Mmm... muy bueno, de veras que es bueno, solo recuerda espaciarlo para dosificar la intensidad

Torcuato dijo...

Eso no se hace Raúl.
Es muy bueno pero muy duro. Te felicito.

Un saludo.

peregrinopurpura dijo...

La historia me emocionó, acaso porque estoy pasando una situación similar a la del personaje de tu cuento.

Saludos!

David dijo...

"como sea, pero levántate de la cama"
No necesariamente debe ser la cama. Muy buena invitación a seguir adelante con nuestras vidas.
Te sigo desde hace un tiempo.
Te invito a mi blog.
davidgangarossa.blogspot.com

Walter dijo...

Raúl, muy bueno tu trabajo.
Voy a tratar de pasarme más seguido.
Abrazos!

Mr. Petrovich dijo...

Emocionante final, y el efecto de incertidumbre que nos deja.

Anónimo dijo...

Cada uno de nosotros tiene momentos buenos y malos. Es más fácil caer que levantarse. Sin embargo, luego con ayuda de alguien cercano nos reímos de lo que sucedido.
¡La vida es bella!
¡Saludos!

Marek