30 julio 2010

Vacaciones I

No respondía al teléfono, ni a los correos electrónicos. No actualizó su blog, tampoco su web. Además, no se registraron movimientos en su cartera bursátil. Por supuesto, lo dieron por muerto. Y en realidad lo había secuestrado su familia.

3 comentarios:

SIL dijo...

Tarde o temprano lo devolverán, con energías renovadas, y se pondría al día con todo...


Otro beso


SIL

I.M. dijo...

muy bueno Raúl.

David dijo...

A veces suceden "secuestros" que hacen que algunos dejen sus vidas. Dependerá en esos casos del "secuestrado" recuperar su libertad.