30 enero 2009

Ningún náufrago

Hace veinte años que esperaba una señal y una avioneta se estrelló ayer en la isla. Cuando se apagó el fuego pude contar los cuerpos: cuatro hombres. Los senté y les conté mi historia: lo que he comido, donde he dormido, lo que he pasado desde que el yate perdió el mástil. Hoy, la radio aún emite una señal de SOS; por eso, esperanzado, coloqué los cuerpos como estaban, destruí mi cabaña, me afeité y me puse ropa limpia. Quiero dejar de ser un náufrago. Cuando estire la mano y toque la llama, mi cuerpo bañado en queroseno contará la historia de cinco muertos en accidente aéreo. Ni una palabra de un náufrago.

29 comentarios:

centrifugado dijo...

síndrome Lost? :P

genial!

Andrea dijo...

Desconcierta y cala, pequeñísimo relato que te mueve, cuando lo interpretas. Un beso.

Maya dijo...

Buen relato, hiperbreve además.

Saludos!!!

Txispas dijo...

Sigues sorprendiéndome.

manuespada dijo...

Hace unos días vi que preguntabas en un blog si se usaba la denominación de hiperbreves y te dijeron que nunca se usaba el término y que jamás publicarían unos micros con ese nombre. Bien, para demostrarte que no es así, te envío dos enlaces de dos libros muy buenos de hiperbreves (y así se denominan en la portada). Te los recomiendo. Saludos.

http://www.literaturas.com/Hiperbrevesszabreveporfavor.jpg

http://www.norbertoluisromero.com/faroni.jpg

manuespada dijo...

http://www.literaturas.com/Hiperbrevesszabreveporfavor.jpg

manuespada dijo...

No me deja publicar el enlace de uno de ellos. Bueno, pon en google "Por favor, sea breve", el subtítulo es "Antología de relatos hiperbreves".

Stultifer dijo...

Vamos, que te pasó lo que a Karmele Marchante: que te pusiste a llamar por teléfono con una piedra.

Hiperbreves S.A. dijo...

centrifugado, muchas gracias por el elogio.

Andrea, gracias por leer con cariño y atención mis pequeñas historias.

Otro saludo para ti, maya, y espero seguir viéndote por aquí (yo me marcho ahora a inspeccionar tu blog).

Txispas, espero seguir sorprendiéndote en el futuro... aunque es difícil.

Manu, el "por favor sea breve" sí lo conocía, el otro lo buscaré, porque me interesa mucho. El comentario de los hiper lo hizo Fernando Valls, que es un reputado crítico y un experto en esto de los microrrelatos, y esa es su visión del asunto. Él dio su opinión, pero bueno, yo seguiré ahí con mis hiperbreves. Un saludo y muchas gracias por la información y por el interés.

Stultifer, espero no tener nunca nada que ver ni oír con Karmele...

Hiperbreves S.A. dijo...

Al final el otro también lo tengo. Pero gracias de todas maneras. Es verdad que el término hiperbreves existe y es utilizado, quizá no tanto como microrrelato, pero ahí está.

HYDRO dijo...

Te sigo hace nada,pero me empiezas a hacer pensar,!gracias!

JGM dijo...

Excelente relato, me erizo la piel.

Saludos desde Costa Rica.

Manchas de Tinta dijo...

Cualquier cosa antes que naufrago. Me gusta. Por cierto quisiera recomendar una compilación de microrrelatos en castellano realizada por David Lagmanovich y titulada "La otra mirada" (Menoscuarto, 2005)

Hiperbreves S.A. dijo...

Hydro, es un honor que mis relatos inviten a alguien a reflexionar un rato. Me llena de orgullo del sano.

JGM, saludos desde las Islas Canarias (España) para Costa Rica, un país que tengo en mi lista de futuros viajes. Espero seguir viéndote por aquí.

Manchas, apunto tu interesante propuesta.

R.Sánchez_ dijo...

El último viaje de mi amigo.
Todo el mundo consideraba a mi amigo como un héroe.
Se había abrazado fuertemente con su cuerpo, al suicida que portaba un doble cinturón de explosivos.
Sus gritos, alguien comentó de alegría, despejó rápidamente la fila de aspirantes a la Escuela de Policía, objetivo ha despedazar con aquella dinamita.
El abrazo fue mortal, el suicida y mi amigo, quedaron unidos para siempre.
Salvando esta unión a mas de cien personas, quedando el resto con heridas de poca consideración.
A mi amigo no le gustaba viajar solo; y me había dicho, muchas veces, que el viaje del túnel en busca de la luz tranquilizadora, tenia que hacerlo acompañado.
Tu relato me inspiro éste.

Carlos dijo...

Increible mano!!
Una historia por demas decir que buena!!... es buenisisma,
A veces me pregunto si cuando llegue a la vejez estare orgulloso de lo que he sido o he hecho, al rato y me pasa lo mismo, al rato y no me gusta y encuentre la manera de q mi partida sea algo mas interesaante q mi pasado real!.
buenos quien sabe por el momento voy bien!!

Hiperbreves S.A. dijo...

R. Sánchez, de eso se trata, de leer para seguir creando cosas nuevas. El héroe que en realidad era un suicida. Muy bueno. Un saludo.

Fernando Valls dijo...

Raúl, le contestas muy bien a Manu, pero lo que pretendía decir el otro día, en mi blog, aunque quizá lo expuse con demasiada contundencia, es que en España y en parte de Hispanoamérica parece imponerse el término microrrelato. Pero estos son problemas de historiadores de la literatura, de investigadores, para intentar poner un poco de orden en el maremagnum de libros.
La única preocupación de los autores, repito, es que sus textos sean buenos, los llamen como los llamen.
Precisamente, ahora, estamos empezando a preparar un `Diccionario del microrrelato´ hispano, que aparecerá en el 2010, en el que toda esta terminología quedará -espero- aclarada.
Lo que quería que entendiera Manu, y espero no molestarlo, no es mi intención, es que si hablamos de fútbol y decimos que hoy los equipos usan un 4-4-2, no puede contestarme diciendo que también se utilizan otros sistemas, pensando en que el Vitigudino utiliza el 4-3-3. Sí, es cierto, pero el ejemplo no me parece suficientemente significativo.
Te felicito, Raúl, por mantener un blog tan activo, con tanta participación.

Anuskirrum dijo...

Cuando queremos transformar algo en nosotros, muchas veces es necesario pisar descalzo por las brasas para que purifiquen la nueva vida y sellen un nuevo nacimiento.
Sobrevivir es la exigencia del naúfrago, hasta que encuentra un desafío superior.

Muchas felicidades por tanto arte.
Un saludo

Hiperbreves S.A. dijo...

Fernando, yo creo que te entendí bien desde el otro día y en ningún momento me sentí ofendido ni nada por el estilo. Te agradecí y te agradezco tu claridad. Creo que tienes razón y que el término microrrelato está más extendido y es más utilizado, de eso no hay duda y, además, para eso te has dejado las pestañas estudiando e investigando este género chico. No creo que Manu se moleste. Por lo demás, espero conseguir pronto tu último libro y ya me pongo a la cola para ese diccionario, que pinta muy bien.

Gracias por la felicitación, que no se merece, y, sobre todo, gracias por pasarte por aquí. Fernando, es un honor, de verdad.

Carlos, ojalá al llegar a viejos no querramos borrar lo que fuimos... sería trágico ¿o no?

Gracias Anuskirrum. Para sobrevivir hay una premisa fundamental: querer vivir.

Miguel dijo...

Bueno, la verdad es que cada uno es libre de elegir como va a ser su muerte. Quizás mejor en compañía que sólo.

Nos vemos

Hiperbreves S.A. dijo...

Miguel, tienes razón, es probable que la soledad juegue un papel fundamental en la decisión del náufrago. Me lo imagino pensando: ¡Al fin no estaré solo!

el marido de la portera dijo...

Otra vez por aquí para leerte y disfrutar de tus microrelatos o relatos hiperbreves o cómo leche decida la crítica y los críticos que se llaman.

La denominación me da igual mientras me guste lo que leo, como es en tu caso.

Un saludo

Hiperbreves S.A. dijo...

Gracias marido, en eso coincides con Fernando Valls, mientras sean buenos, poco importa cómo quieras llamarlos. Y yo trato de que lo mío sea primero digno y luego aspirante a bueno.

Un estertor dijo...

Magistral, oiga.

Sero dijo...

mira este blog por si te interesa
http://grafopoema.blogspot.com/

Josito dijo...

El cambio es lo que mueve el Mundo,...buen post !!!

Hiperbreves S.A. dijo...

Estertor, Sero, Josito, muchas gracias por pasar por aquí a leer un poco.

Sero dijo...

de nada.
me paso siempre, solo que no sé qué ponerte, por eso no dejo el comentario. pero leerte, siempre