03 febrero 2012

En el frente

Sin novedad en el frente, mi capitán. Todo marcha según lo previsto. Las líneas enemigas se mantienen y nuestras defensas no han sufrido bajas. Todo está en calma. Desde hace días apenas hay escaramuzas y las temperaturas han empezado a bajar. Creemos que enfrente empieza a escasear la comida y la leña. No encienden hogueras. Ahorran munición. No responden a nuestras provocaciones. Los tenemos. Además, ¿no escucha llegar a la aviación? (el capitán levanta entonces la cabeza y corre hacia el bosque).

4 comentarios:

Juan Luis López dijo...

Que corra que llega la fiesta!!!

Sergio Cossa dijo...

Un poco de humor en el frente :)
Buen micro.
¡Saludos!

Anne Frank dijo...

jajajajaja, buenísimo xDD

Juan Enrique Soto dijo...

Más que morir, morir solo

Quedé clavado en el barro entre trinchera y trinchera, atrapado junto a mis compañeros más desafortunados. Incapaz de moverme, gasté toda la munición de mi fusil, sin acertar, al soldado que, vociferando, se abalanzaba sobre mí. Mientras a su vez se hundía él también en el cenagal, sin darse cuenta de su propia perdición, tan obcecado estaba en matarme como mi enemigo que era, clavaba en mi pecho su bayoneta, y yo, indefenso y vencido, padecí un terror mayor que el que se siente ante la muerte. Sin un dios al que encomendarme, que jamás creí en ninguno, enloquecí al no poder acordarme de cómo se llamaba mi esposa. Moriría solo en una tumba que ni era tumba ni era nada salvo barro y sangre, sin tan siquiera su nombre entre mis labios. Eso es más que morir, morir solo.