16 marzo 2012

Lanzamiento

He contado en el suelo de caoba restos de hasta nueve botellas de Möet. En el fondo de la piscina deben quedar otras tantas. Algunas más en el jacuzzi panorámico y en la piscina interior. Mejor me olvido de inspeccionar los 30.000 metros cuadrados de jardines, y los 600 de la casita de invitados. Demasiada fiesta anoche. Preferiría apurar este habano y bajar un rato al garaje a acariciar las pieles de los Ferrari, el Bentley, el Rolls... pero la pantallita de la central domótica ya me ha dado el aviso. El Rolex marca las 8:30 horas y ya está aquí el jodido secretario judicial.