16 febrero 2009

Cobardes

Después del primer puñetazo te lanzaste del coche en marcha. Dolorida y mojada intentaste alcanzar el portal de aquel edificio moderno. Tu novio detuvo el Ford granate con un quejido mecánico y antes de que repitieras dos veces socorro ya te había golpeado con las botas de la obra en el centro de la espalda. Luego vinieron más y más botas, más y menos gritos. Mientras te insultaba sin dejar de patearte, en el edificio empezó a sonar música y todas las persianas se bajaron.

20 comentarios:

centrifugado dijo...

como la vida misma...

HYDRO dijo...

No es odio lo que siento, es...
si te pasas por mi blog, podrás leer algo que se refiere a lo mismo,"Despierta".Gracias por recordarlo de vez en cuando a ver si nos espavilamos de una vez.

Jara dijo...

cierran las persianas
cierran los ojos fingiendo q no ven
y sin embargo se escuchan los gritos, los llantos y es cuando nos tapamos los oídos

el marido de la portera dijo...

Como siempre, estupendo.

Eres uno de los blogs a los que he nombrado en el premio "Este blog es una joya". La forma de entregarlo no es la habitual, pero en fin... sin embargo Hiperbreves, S.A., tiene méritos de sobra para ser premiado.

Un saludo.

Txispas dijo...

Bravo, como siempre fantástico, a ver si se abren los ojos de los que cierran las persianas.

Stultifer dijo...

El que no ve es como el que no siente.

Andrea dijo...

Pero vemos, sentimos, entonces cual es la razón por la que los ojos y oídos se cierran? ¿El miedo? A qué? Pobrecitos.. pobrecitos los que no quieren ver.

Hiperbreves S.A. dijo...

Centrifugado, es real y lamentable, real y profundamente triste.

Hydro, quizá no sea odio, pero puede parecerse a la rabia.

Jara, el egoísmo implica ceguera y sordera respecto al otro.

Marido, muchas gracias por el premio. Un fuerte abrazo.

Txispas, ojalá entre todos podamos ir cambiando esta realidad tan horrible.

Stultifer, ni ven, ni sienten, ni padecen. La coraza del egoísmo y la cobardía es demasiado dura.

El miedo es un atenuante, ya que hay personas incapaces de superarlo, pero lo peor lo encontramos en los testigos que no temen, sino prefieren evitar líos y molestias.

adriana rey dijo...

Muy buenos tus hiperbreves! éste me a dejado casi muda. Es un arte decir tanto en tan pocas palabras.

Caco dijo...

Una lamentable situación que aun, con tanto desarrollo y progreso, con mentalidad tan abiertas y "evolucionadas" no es posible erradicar de raíz.

Saludos!

Hiperbreves S.A. dijo...

Gracias por el piropo, Adriana. Vuelve cuando quieras.

Caco, tienes toda la razón: ¿qué nos ocurre?

*lala.goes.fishing* dijo...

Tenemos miedo, nos volvemos cobardes, y para disimularlo nos hacemos los sordos y los ciegos. Triste pero cierto.

Anuskirrum dijo...

Nos cuesta mucho pasar a la acción en estos temas, creo que por puro miedo, sin mas.
Los "valientes" que doblegan por la fuerza nos enseñan el espejo de nuestra hipocresía.

Hiperbreves S.A. dijo...

La violencia bloquea a los no violentos, a los que no entienden ese lenguaje primario. Saludos Lala y Anuskirrum.

Manchas de Tinta dijo...

Mirar hacia otro lado... Buen relato Hiperbreves. Saludos.

Hiperbreves S.A. dijo...

Manchas, en demasiadas ocasiones miramos para otro lado, olvidando que quizás cuando nos toque a nosotros sufrir otros seguirán nuestro ejemplo y mirarán en otra dirección.

manuespada dijo...

Me ha recordado a la peli "Infierno de cobardes", de Clint Easwood, la diferencia es que él se vengó de todo un pueblo por su cobardía.

Hiperbreves S.A. dijo...

Manu, me apunto esa peli también, porque no he tenido la suerte de verla.

Un saludo.

Anónimo dijo...

me parece muy bonito todo

Anónimo dijo...

pues la verdad es que es como la vida misma

muy sentio si señor......