26 marzo 2010

Acuático

Correr sobre la arena caliente y zambullirme de golpe bajo el agua fría. Me encanta. En el fondo del mar sí soy libre. Puedo volar entre maravillosas criaturas, montañas hundidas, barrancos anegados y praderas que bailan al unísono. Entre plantas extraterrestres o dentro de enigmáticas cuevas de agua. Flotando en el fondo. Me quedaría aquí para siempre. Viendo las burbujas marchar. A unos metros de mi equipo. Sin aire. Respirando agua. Bonita forma de morir. Otro día. En otra vida.

13 comentarios:

Omar dijo...

Tiempo sin venir a leerte, Raúl. Y regreso a deleitarme con tus ficciones como destellos de ironía y no poca lucidez.

Saludos!

No Comments dijo...

Genialmente expresado, rítmico, frases cortas y acertadas.
Me gustó, claro.

Un saludo indio

Hiperbreves S.A. dijo...

Gracias por volver Omar, por aquí seguimos, a puntito de cumplir ya tres años en la red.

No comments, esos ritmos entrecortados me gustan, pero a veces temo que puedan entenderse mal o no gustar. Contigo al menos ha funcionado... Y conmigo, claro.

Un saludo

Astilla dijo...

Como en El Gran Azul.
Jacques asumiendo su naturaleza marina

Isabel de León dijo...

"viendo las burbujas marchar"...glub,glub,glub...m encanta!!!en otra vida si!!!

Saludos de la chica hacia el azul.

Víctor dijo...

Muy bueno, Raúl: el ritmo, el final, la idea...

Un saludo.

SIL dijo...

Respirando agua. Bonita forma de morir...//

Infinitamente hermoso!



En esta lectora se dibujó la imagen del suicidio liberador y romántico.
Perdón, Raul, no puedo leer objetivamente, y le imprimo poesía a ésto.

Leer subjetivamente es humano
y perdonar, divino... verdad?

Un beso enorme.

SIL

Acuática dijo...

¡Uy, es cierto! ¡Casi lleva mi alias! Jejeje. Yo discrepo en que sea bello morir ahogado... :S
Un saludo!

Isabel González dijo...

Conmigo también funcionan los ritmos cortitos,le da mayor intensidad (ui que raro ha sonado éso)al relato. Debes sentir seguridad en el agua, yo como no nado muy bien, me siento insegura en el agua, así que de libre nada.

Gotzon dijo...

Te ha quedado perfecto, si tuviera que elegir una palabra para el relato: hermoso.
Saludos.

Luis dijo...

Una manera distinta de expresar lo sentido. Un lugar en el que admirar lo que de momento todavía no hemos roto del todo los hombres. Un saludo

Adivín Serafín dijo...

El agua te rodea y deja que tu cuerpo se extinga en el recuerdo.
Suave. Punzante. Justo cuando tus ojos no me miran.

Hiperbreves S.A. dijo...

Astilla, hay hombres de naturaleza marina, de eso no me cabe duda (pero yo no soy uno de ellos).

Isabel, ojalá no nos veamos en una de esas... viendo las burbujas marchar.

Gracias Víctor. ¿Sabes que una de las cosas que más me preocupa de los microrrelatos es el ritmo? En serio. Cambio muchas cosas penando en la cadencia de la historia.

Sil, tu aportación poética siempre es bienvenida y, como ya he dicho alguna vez, cada micro pertenece a quien lo lee y lo reconstruye en su mente.

Acuática, yo también discrepo, pero los personajes son así de raros.

Isabel, en los comentarios anteriores respondo a lo del ritmo (sí sonó raro... jejeje) y a lo del medio acuático.

Gracias Gotzon. Hermoso ha sido tu comentario.

Luis, me produce terror pensar que el hombre pueda llegar a controlar los océanos y los polos... ¿qué nos quedará entonces?

Bello, Adivín.