18 octubre 2007

Ecoilógico

Nunca logro evitar que el humo tizne los muebles de la sala de estar. Lo he intentado todo, pero no hay manera humana. El cambio climático es una realidad espantosa y todos debemos hacer algo por evitarlo, pero desde que me di de baja de la red eléctrica, del butano y del gas ciudad, los inviernos se hacen duros. El humo es un problema, pero también está mi familia. Todos me dicen que la hoguera en medio del salón no es sostenible.

2 comentarios:

Aires dijo...

Me gustan tus relatos hiperbreves. Enganchan y da gusto pasearse por esas letras con final sorprendente. Te voté. Un abrazo.

Raúl Sánchez Quiles dijo...

Gracias, mil gracias.